REGRESIÓN

Bof, Cine y Series, Suspense, thriller

desprecio  BOF

“Una película sobre el miedo” dice Amenábar en entrevistas promocionales respecto a su nuevo filme. Regresión no es una película de miedo, sino sobre el miedo.

Vale. De momento, ciñéndonos únicamente a eso, podemos decir que lo ha conseguido: es una película que trata sobre el miedo, y que tampoco escatima en sustos al espectador; cosa que está bien, especialmente si una va con la idea de que va a ver una peli de miedo –o sobre el miedo, bueno, en este caso–. Una fotografía impactante, primeros planos de cabezas tétricas, una buena banda sonora acorde con la trama y el suspense de la acción… vale. Hasta aquí todo bien.

Sin embargo, no puedo elogiarla demasiado. De hecho, no quiero elogiarla ni un poquito. Y todo por culpa de su final. Imagino que con el listón tan alto que puso con su primera película (Tésis, 1996) y en el que ha ido manteniéndose a lo largo de su trayectoria, debe de ser difícil crear bajo el nombre de Amenábar. Pero he de decir –yo también. Y no soy la única– que esta película no le hace justicia.

Cuidado. Va un spoiler a continuación. Jamás me habría atrevido a hacer esto regresioncon Los Otros (2001), que consigue mantener los pelos de punta hasta el final y además culmina con un giro perfecto que hace que la película sea redonda y aterradoramente fantástica. Pero esta vez no me da pena fastidiarles la historia. De hecho, igual hasta me lo agradecerán, pues tal vez tras leer esta humilde crítica decidan esperar a que el filme salga en DVD para sacarlo de la biblioteca y ahorrarse unos cuantos euros de la entrada al cine. Lol. En fin.

Aquí va mi conclusión: después de retratar de una manera tan fraternal, con una compenetración casi absoluta hacia la figura femenina (pocos autores masculinos consiguen retratar tan bien a la mujer como Amenábar lo hace en Ágora (2009) contando la historia de la filósofa Hipatia de Alejandría), resolver el misterio de una película de miedo –quiero decir, sobre el miedo– a partir de la sencilla y errónea premisa de las “denuncias falsas” me parece, ante todo, pobre y vago. Y después, también. Pobre, y muy vago. Y no digo esto porque sea mujer y me esté iniciando en la corriente feminista. No. Lo digo como mera espectadora (aunque la condición de mujer va con ello). La intensidad de esta película se pierde totalmente en su desenlace, que actúa de aguja que pincha un globo y hace que se desinfle poco a poco, con un pitido sordo y decreciente en lugar de con la explosión que una esperaría de la acción.

Pobre. Esa es el sabor de boca que deja la película. Y también la sensación con la que se va una del cine después de haber pagado la entrada sin reducción de estudiante ni nada parecido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s